Envíos gratis*

SITIO SEGURO SSL

Andre Glucksmann

La primera vez que Dios muerió fue en la cruz. La segunda, en los libros de Marx y Nietzsche. La tercera, en la psique del hombre europeo. Ante esta situación de ateísmo generalizado, el filósofo André Glucksmann abre una serie de interrogantes de enorme calado: ¿por qué Europa es el único continente ateo del planeta?, ¿por qué en el resto del mundo siguen perpetrándose masacres en nombre del Ser supremo? y ¿por qué estas dos cuestiones no se reducen a la misma?No se trata ya de reemplazar a Dios, pues es su mismo lugar en la sociedad el que parece haber desaparecido. El siglo XIX cuestionaba el punto de referencia que habría de estructurar a la civilización: ¿gravitaría la sociedad en torno al cielo de la Razón o conservaría el de la Fe? Ahora, razón y fe parecen haber sido destronadas.Del Atlántico a los Urales, los modos de vida difieren, los logros económicos son contradictorios, pero por primera vez las inquietudes del hombre de la calle sobre la vida, la muerte, el cielo o la tierra, son idénticas. ¿Exportará Europa al resto del mundo la muerte de Dios? Con la lucidez que siempre le ha caracterizado, André Glucksmann profundiza sobre todas estas cuestiones y deja entrever que, en la ausencia de un Dios absoluto y universal, pueda instituirse una verdadera civilización.

$ 1925,00

Detalles del producto

este producto

MULTIMEDIA
AUTOR