Envíos gratis*

SITIO SEGURO SSL

Maria Rosa Legarde

Los mandalas son un fiel reflejo de nuestra vida. Es que cuando pintamos uno de ellos lo que intentamos es encontrarnos a nosotros mismos. Si nos entregamos con libertad al proceso creativo, podremos derribar el muro imaginario que separa nuestra parte consciente de nuestro inconsciente. Por intermedio de los colores que utilicemos podremos reconocer ciertos patrones que son los que fijan nuestros actos y pensamientos. Este reconocimiento es el comienzo para poder modificarlos o, directamente, para eliminarlos. Es, también, el comienzo del autoconocimiento, de una nueva etapa donde podremos descubrir el verdadero ser. Cuando pintamos un mandala, surgen de nuestro interior habilidades que no creíamos poseer. Cuando pintamos un mandala, podemos desarrollar una especial y única sensibilidad por la madre naturaleza. Cuando pintamos un mandala, percibimos todo con una intensidad nueva y creciente. Cuando pintamos un mandala, se revelarán nuestras capacidades creativas acaso aletargadas, aprisionadas? Cuando pintemos un mandala, la satisfacción que sentiremos será enorme.

$ 109,00

Detalles del producto

este producto

MULTIMEDIA
AUTOR